Testimonios.

“Alcohólicos Anónimos es una comunidad de hombres y mujeres que comparten su mutua experiencia, fortaleza y esperanza…”
De esta manera comienza el Preámbulo de A.A. Nuestra comunidad ha basado su éxito y desarrollo cuando un alcohólico en recuperación comparte su experiencia con otro alcohólico. En este sentido los testimonios han sido una parte importantísima para que los recién llegados, o los que aún no llegan, se identifiquen con la comunidad y decidan si ésta les puede ayudar o no.

En esta sección se comparten testimonios de miembros de AA, los cuales pueden servir como una buena referencia de los diferentes tipos de alcohólicos que hay en nuestra comunidad.

Si quieres compartir tu historia con nosotros, al final de esta página encontrarás información de cómo hacerlo.

                                                       JULIO 2014

El temor al servicio

 Muchas veces nos preguntamos porque faltan tantos servidores para los comités de servicios. Algunos nos dicen que falta amor por A.A.. Otros que no estamos preparando Servidores en los Grupos. También que nos falta conocimiento. Tiempo...etc...En fin un sinnúmero de motivos..Pero a través del tiempo lo que he notado es que sentimos temor al servicio a la responsabilidad de entregarse por completo a esta dádiva que nos otorga Alcohólicos Anónimos de poder entregar este mensaje de amor a quien aun no nos conoce.En la Comunidad hay mucha gente que tiene La experiencia. El conocimiento El tiempo Pero que el temor a servir no le permite decir “si yo lo haré”. Quiero decirles que en lo personal nunca pensé que el servicio pudiera brindar tanta alegría. Amor y crecimiento.   Es una oportunidad única de poder entregar lo aprendido sin esperar nada a cambio. De entender que alcohólicos anónimos es un todo. Que no es tan solo el grupo.. que El mensaje también se puede entregar a instituciones. Consultorios. Radios. Televisión. Periódicos. Colegios Hospitales Municipalidades...etc... Ayudemos a incentivar el servicio..a entender que esta comunidad sin servidores es muy poco lo que podemos hacer para que más alcohólicos tengan la oportunidad que nosotros tuvimos de conocer este maravilloso programa. Se que es difícil tomar la decisión de aceptar un servicio.. Por lo antes mencionado.. pero que el temor no te inmovilice.. Siempre hay un servidor anterior que te puede orientar Que te puede ayudar en lo que estas inseguro.. Solo piensa en todo el amor que recibirás. En aquellos que de alguna manera conocerán el programa a través de un afiche. Un testimonio. Etc.. y que les cambiara la vida como a mi me cambio. Se que muchos estarán pensando que no serán capaces de servir en este u otro comité. Pero siempre me dijeron que podía ser útil.. y solo había que intentarlo. 

Le tenemos miedo AL SERVICIO por que creemos que es muy complicado que a lo mejor debemos saber las tradiciones y Los conceptos de corrido. Solo se necesita Amor y Responsabilidad. El conocimiento ya lo tenemos a través de nuestra Recuperación de conocer los Pasos.

Compañeros no se pierdan esta gran oportunidad de crecer..de sentir todo el amor de A.A. cuando estas entregando este mensaje  a quienes no conoces. De aportar con  un granito de arena a que esta Comunidad siga creciendo y  fortaleciéndose. Hoy mas que nunca te necesitamos..hoy es el momento de decidir si quieres seguir creciendo..Yo tengo fe que si lo piensas y te olvidas del temor…te decidirás a servir.

 Felices 24 horas   

Juan B.

                                               

Mayo 2013

EN LAS PUERTAS DEL ABISMO
Crecí en una familia humilde, mis padres eran personas muy trabajadoras, al extremo de no descansar ningún día del mes, siempre los fines de semana a la hora de almuerzo había en la mesa vino para acompañar la ocasión, siempre hubo un vaso en miniatura de lo que se estaba bebiendo para mí y la verdad que ese día lo esperaba con muchas ansias, como niño esperaba que mi familia se alejara de la mesa, (aunque fuera un breve instante) para juntar y tomarme todos los conchos de vino que aún quedaban en los vasos, en ese entonces nunca me gusto el sabor pero si el efecto, mi primera gran borrachera se produjo a los 9 años de edad con licor destilado artesanal (en guindado), me tome la cuarta parte de la botella, a pesar de los efectos negativos que padecí, al día siguiente igual me encanto la sensación de libertad y desinhibición que en ese lapso viví.
En  casi toda mi etapa estudiantil, salvo los 2 primeros años acompañe mi vida con alcohol, recuerdo que mi rendimiento era aceptable, a pesar de no estudiar para mis exámenes y asistir a ellos en ocasiones ebrio y egresar con buenas calificaciones así que encontré que todo estaba dentro de la normalidad.
Al comenzar mi etapa laboral ya era padre de una hermosa niña y pensé que esta responsabilidad le daría un vuelco a mi vida especialmente en lo que al alcohol se refiere, pero no fue así a medida que progresaba en logros económicos también lo hacía en la parte alcohólica y sin darme cuenta mi esposa por acompañarme y participar de los tragos también se convirtió en alcohólica, en esa etapa ya era padre de tres hijos y mi condición alcohólica ya era notoria, con el tiempo ahonde mi fondo con una segunda adicción y esta mezcla fue letal, mis delirium tremens me tenían al borde de la locura misma, escuchaba voces dándome órdenes, tenía alucinaciones, mi estado era desesperante, recuerdo más de una vez me encontré llorando a solas y culpando a Dios por lo que estaba viviendo, siempre le pedí a pesar de mi  incredulidad en él, que me concediera favores y todos estos apuntaban a seguir bebiendo de una forma segura en la parte económica y que todos mis problemas desaparecieran sin que yo me esforzara en lo más mínimo, fui un buen comerciante al pedir siempre exigía algo a cambio, hoy después de 16 años en la comunidad de Alcohólicos Anónimos veo con alegría y fe en mi Poder superior que solo me entregó lo que necesitaba y atrevés de mi experiencia alcohólica me dio las herramientas necesarias para dar este gigantesco paso, el de salvar mi vida y compartirla en comunidad y familia, hoy entiendo que solo por la gracia de dios no he bebido y cada acción que cumplo en pro del mensaje de AA. es solo un abono de lo que un día desinteresadamente se me dio.

                                                                              FELICES 24 HORAS
                                                                              A.A. MANUEL

Octubre 2011

Probablemente estuviese muerto.

Cuando bebía lo único que pensaba era "yo, yo, yo" o "mi, mi, mi". Tal era la dolorosa obsesión, enfermedad del alma y egoísmo espiritual que me tuvieron atado a la botella más de la mitad de mi vida.

La búsqueda de Dios y hacer su voluntad un día a la vez empezaron con la primera palabra del Primer Paso, "Admitimos". Había poder, fortaleza y seguridad en el plural y, para un alcohólico como yo, también había vida. Si hubiera tratado de recuperarme solo, probablemente me hubiera muerto. Con Dios y con otro alcohólico, tengo un propósito divino en mi vida. Me he convertido en un cauce del amor curativo de Dios.

Como miembro de la comunidad de AA quiero decir que muchas veces se escucha la frase "la recuperación es personal"; ciertamente el único interesado en poner en práctica el Programa de Recuperación de AA es el mismo alcohólico. La historia me ha demostrado una y otra vez que por mis propios recursos jamás lo hubiese logrado. Las circunstancias de la vida me encaminaron a una reunión de Alcohólicos Anónimos; allí me informaron que tengo una enfermedad mental, física y espiritual, que sólo puede ser vencida por una experiencia espiritual. Cada uno de los doce pasos es la forma de vida que se me ofrece para lograr este despertar espiritual. Tengo que dejar de "jugar a ser Dios". Dios pasa a ser el director de mi vida; Él es el jefe y yo soy su agente. Él es el padre y yo soy su hijo. Si asumo esta nueva actitud, tengo un nuevo patrón que, siendo todopoderoso, provee todo lo que necesito si me mantengo cerca de Él. Dios hace por mí lo que yo mismo no podía hacer.

Miguel M.
Chile.

Tomado de La Viña de enero/febrero 2010, pág. 7 con permiso de The AA Grapevine, Inc.

Pauta para escribir:

Formato: Se aceptarán en formato electrónico, ya sea en formato de e-mail, MS Word (.doc) o formato de texto/Bloc de Notas (.txt)

Extensión: La extensión es poco importante, lo más importante es que digas lo que quieras decir. Las historias pueden variar de una a cinco páginas por lo general. Garantizamos que tu historia saldrá íntegra en su contenido, aunque nos reservamos el derecho de poder corregir errores ortográficos o gramaticales.

No se publican: Poemas, oraciones personales, tributos a individuos en AA, drama, ficción, ni cualquier cosa que no esté relacionada con AA (por ejemplo, artículos sobre tratamientos del alcoholismo, legislación, medicina, etc)

Favor enviar tu historia o experiencia a: osaach@gmail.com

Rosas 1142, oficina 28, segundo piso - Santiago (02)2 699 1067